SACERDOCIO EN LA DIVINA VOLUNTAD

 
 

“Cada año, con ocasión de la Cuaresma, la Iglesia nos invita a una sincera revisión de nuestra vida a la luz de las enseñanzas evangélicas.” Papa Benedicto XVI

La Pasión de Cristo encierra todo lo que necesita la humanidad


Estaba pensando en la pasión de mi dulce Jesús, y entonces Él, al venir, me dijo:

“Hija mía, cada vez que el alma piensa en mi pasión, se acuerda de lo que sufrí o me compadece, en ella se renueva la aplicación de mis penas, surge mi sangre para inundarla, se ponen en camino mis llagas para sanarla si está llagada o para embellecerla si está sana, y todos mis méritos para enriquecerla. El negocio que hace es sorprendente, es como si pusiera en un banco todo lo que Yo hice y sufrí y obtuviera el doble. Porque todo lo que Yo hice y sufrí está en acto continuo de darse al hombre, como el sol está en acto continuo de dar su luz y su calor a la tierra. Lo que Yo he obrado no está sujeto a agotarse, basta que el alma lo quiera y por cuantas veces lo quiera para que reciba el fruto de mi vida. De modo que si se recuerda veinte veces, o cien, o mil, de mi pasión, otras tantas gozará los efectos de Ella, pero... ¡qué pocos son los que de ella hacen tesoro! Con todo el bien de mi pasión, y se ven almas débiles, ciegas, sordas, mudas, cojas, cadáveres vivientes que dan asco. Porque mi pasión es echada al olvido.

Mis penas, mis llagas, mi sangre, son fortaleza que quita las debilidades, luz que da vista a los ciegos, lengua que desata las lenguas y que abre los oídos, camino que endereza a los cojos, vida que hace resucitar a los cadáveres.

Todos los remedios necesarios a la humanidad están en mi vida y en mi pasión, pero la criatura desprecia la medicina y no se preocupa de los remedios; por eso se ve que a pesar de toda mi Redención, el hombre perece en su estado, como afectado por una tisis incurable.

Pero lo que más me duele es ver a personas religiosas que se fatigan por la adquisición de doctrinas, de especulaciones, de historias, y de mi pasión, nada; de manera que mi pasión muchas veces es desterrada de las iglesias, de la boca de los sacerdotes, por lo que su hablar es sin luz, y así los pueblos se quedan más en ayunas que antes”.

     Luisa Piccarreta  Del volumen 13,   21 de octubre de 1921

Nombres de los sacerdotes de izquierda

a derecha:

P.Alfred Cioffi; P. Carlos Massieu;

P. Richard Cortese; P. John Brown;

P.Julio Rivero, tor; P. Robert Young, ofm;
P.Paul Guthrie, ofm; P. Dave Leon;
Bishop Pearse Lacey; P. Paul Casullo;

P.Larry Shinnick; P. Pedro Rubio, hdv;
P.Ed Fisher; P. Augustine Davis, osb;

and P. Vincent Clemente.

La Sierva de Dios

Luisa Piccarreta

   (1865 – 1947)

Hemos escogido la fiesta de la Asunción de la Santísima Virgen María, para llevarte nuestra nueva página web dedicada a todos los sacerdotes y confiada al amor maternal de María, Reina de la Divina Voluntad, Madre de Jesucristo, el Sumo Sacerdote, y de todos los sacerdotes, con ocasión de la proclamación de Su Santidad el Papa Benedicto XVI de un Año Jubilar para los sacerdotes, en el 150o. aniversario del “dies natalis” de San Juan M. Vianney.

Nuestro propósito es invitar a todos los sacerdotes a crecer en unión con el Padre, por el Hijo, en el Espíritu Santo, a través de un mayor conocimiento del sacerdocio que Jesús nos ha participado y de su vida sacerdotal, vivida en la Divina Voluntad, con la ayuda de las Sagradas Escrituras, la Tradición y el Magisterio de la Iglesia, y la vida y los escritos de la Sierva de Dios Luisa Piccarreta. Todo para la gloria del Padre, nuestra total transformación en El y el establecimiento del Reino.

 

Nombres de los sacerdotes de izquierda a derecha:

P.Paul Carey, P. Joseph,
P.Douglas Harris, P. NicholasPerera,
P.Carlos Massieu, P. Emil Milat, 
P. Marcellinus Meilak, P. Andre Nahhas,

P. Edward Miller, P. Brian Morgan

Ausentes de la foto:

P.Julian Carrasaco, P. David Watt,
P. Jim Shelldon and P. Peter Meo.

Retiro de la Divina Voluntad para sacerdotes, en la Casa de Luisa Piccarreta en Perth, Australia.